Homepage di Italica: Italiano   Rai International

Feed RSS

Newsletter

Contactar

Información

Mapa del sitio

El Neoclasicismo en Italia de Tiépolo a Canova

La idea de esta exposición nace de la esperada restauración del Palacio Real, el cual, precisamente en el siglo XVIII, fue objeto de una renovación que involucró a todas las artes. La muestra se propone ilustrar todos los fenómenos artísticos que, en armoniosa conjunción, caracterizaron a las cortes italianas en la época de las reformas. Hay excelentes pinturas y esculturas, pero también dibujos y labores de arte decorativo que testimonian un nuevo interés por lo antiguo en la Roma de mediados del Setecientos. Y también, en la última década del siglo, la marcada y progresiva influencia del célebre Antonio Canova. Se exponen obras de arte del barroco maduro -con Tiépolo como máximo exponente- junto a producciones de los grandes maestros neoclásicos, con el fin de mostrar el paso desde la cultura figurativa barroca hacia una nueva era artística. El Neoclasicismo encontró un ámbito privilegiado en Italia, que llegó a ser el centro vital y simbólico de este movimiento artístico caracterizado por el estudio y la recuperación de lo antiguo. El círculo de plásticos italianos se enriqueció con la presencia de extranjeros, exponentes del Neoclasicismo europeo, como Mengs o David, Angelica Kauffmann y Elisabeth Vigée-Lebrun. Este movimiento de artistas fue fomentado por la política de los soberanos iluminados que, con el afán de llevar el gusto de la época a sus propias cortes, incrementaron la producción de las manufacturas reales. El gusto por lo antiguo se inspiraba en Roma y en las grandes obras de la escultura clásica, presentes no sólo en las vistas de Panini, con la representación de "museos" reales e ideales, sino también en los objetos de arte aplicado. Bernardo Bellotto y Hubert Robert se dejaban llevar por los vestigios de la antigua Roma -como también de Nápoles, Paestum y Sicilia- por una suerte de espíritu de la antigüedad que descubrían en los textos latinos. Hubo tres géneros pictóricos fácilmente reconocibles: religioso, mitológico e histórico. El primero aún estaba representado por el virtuosismo barroco de Tiépolo; el segundo por imágenes de los mitos más fascinantes, realizadas por Appiani y Canova; el tercero por la pintura inspirada en la razón y en las reglas rafaelescas de Mengs. Un conspicuo número de obras de Canova sobre temas mitológicos puede verse en la parte final de la muestra, ambientada en la Sala de las Cariátides. El artista divinizado, considerado el último gran intérprete de la tradición italiana, cierra la magnífica exposición con un grupo de grandes esculturas,  la espectacular serie de bajorrelieves y las témperas, que se presentan juntos por primera vez. El comité científico de la exposición está formado por expertos en los diversos sectores, como Liliana Barroero, Enrico Colle, Fernando Mazzocca, Alessandro Morandotti, Claudio Poppi y Stefano Susinno. 

El Neoclasicismo en Italia de Tiépolo a Canova
del 27 de febrero al 28 de julio de 2002
Milán, Palacio Real, Plaza Duomo 12
Horario: todos los días 9.30-19.30 (jueves 9.30-23.00, lunes cerrado)
teléfono 02392261

logorai.gif (2283 byte)
trasp.gif (837 byte)

Italica es una producción Rai International.Los materiales de este sitio están protegidos por copyright y sólo se presentan por motivos didácticos.

rgb(255,255,255)" target="_top">Buscar

El Neoclasicismo en Italia de Tiépolo a Canova

La idea de esta exposición nace de la esperada restauración del Palacio Real, el cual, precisamente en el siglo XVIII, fue objeto de una renovación que involucró a todas las artes. La muestra se propone ilustrar todos los fenómenos artísticos que, en armoniosa conjunción, caracterizaron a las cortes italianas en la época de las reformas. Hay excelentes pinturas y esculturas, pero también dibujos y labores de arte decorativo que testimonian un nuevo interés por lo antiguo en la Roma de mediados del Setecientos. Y también, en la última década del siglo, la marcada y progresiva influencia del célebre Antonio Canova. Se exponen obras de arte del barroco maduro -con Tiépolo como máximo exponente- junto a producciones de los grandes maestros neoclásicos, con el fin de mostrar el paso desde la cultura figurativa barroca hacia una nueva era artística. El Neoclasicismo encontró un ámbito privilegiado en Italia, que llegó a ser el centro vital y simbólico de este movimiento artístico caracterizado por el estudio y la recuperación de lo antiguo. El círculo de plásticos italianos se enriqueció con la presencia de extranjeros, exponentes del Neoclasicismo europeo, como Mengs o David, Angelica Kauffmann y Elisabeth Vigée-Lebrun. Este movimiento de artistas fue fomentado por la política de los soberanos iluminados que, con el afán de llevar el gusto de la época a sus propias cortes, incrementaron la producción de las manufacturas reales. El gusto por lo antiguo se inspiraba en Roma y en las grandes obras de la escultura clásica, presentes no sólo en las vistas de Panini, con la representación de "museos" reales e ideales, sino también en los objetos de arte aplicado. Bernardo Bellotto y Hubert Robert se dejaban llevar por los vestigios de la antigua Roma -como también de Nápoles, Paestum y Sicilia- por una suerte de espíritu de la antigüedad que descubrían en los textos latinos. Hubo tres géneros pictóricos fácilmente reconocibles: religioso, mitológico e histórico. El primero aún estaba representado por el virtuosismo barroco de Tiépolo; el segundo por imágenes de los mitos más fascinantes, realizadas por Appiani y Canova; el tercero por la pintura inspirada en la razón y en las reglas rafaelescas de Mengs. Un conspicuo número de obras de Canova sobre temas mitológicos puede verse en la parte final de la muestra, ambientada en la Sala de las Cariátides. El artista divinizado, considerado el último gran intérprete de la tradición italiana, cierra la magnífica exposición con un grupo de grandes esculturas,  la espectacular serie de bajorrelieves y las témperas, que se presentan juntos por primera vez. El comité científico de la exposición está formado por expertos en los diversos sectores, como Liliana Barroero, Enrico Colle, Fernando Mazzocca, Alessandro Morandotti, Claudio Poppi y Stefano Susinno. 

El Neoclasicismo en Italia de Tiépolo a Canova
del 27 de febrero al 28 de julio de 2002
Milán, Palacio Real, Plaza Duomo 12
Horario: todos los días 9.30-19.30 (jueves 9.30-23.00, lunes cerrado)
teléfono 02392261

logorai.gif (2283 byte)
trasp.gif (837 byte)

Italica es una producción Rai International.Los materiales de este sitio están protegidos por copyright y sólo se presentan por motivos didácticos.