Homepage di Italica: Italiano   Rai International

Feed RSS

Newsletter

Contactar

Información

Mapa del sitio

Biografía

Anna Maria Ferrero

Biografía de Anna Maria Ferrero

Seudónimo de Anna Maria Guerra. La actriz romana toma el apellido Ferrero en homenaje al director de orquesta Willy y, todavía adolescente, debuta en la obra "Il cielo è rosso" (1949), basada en la homónima novela de Giuseppe Berto con la dirección de Claudio Gora, que también dirigirá a la actriz, futura colega suya, en el cast de "I delfini" de Francesco Maselli y en "Febbre di vivere" (1952), interpretado por Massimo Serato y Marina Berti.
En los primeros años cincuenta, la actividad de la Ferrero es muy intensa e incluye la participación en numerosas películas que serán fundamentales para su formación; así, colabora con directores como Michelangelo Antonioni, Mario Monicelli, Carlo Lizzani, Gianni Franciolini, Dino Risi y Francesco Maselli durante un periodo limitado de años (de 1950 a 1961), durante los cuales se desarrolla una carrera relativamente breve pero jalonada de satisfacciones y reconocimientos. En 1950, la actriz recita en "Cristo proibito", la única película dirigida por el escritor Curzio Malaparte, basada en su novela y llena de sugestivas soluciones figurativas. El año siguiente, Ferrero trabaja en su primera película como protagonista: "Le due verità" de Antonio Leonviola.
Además de intervenir en una serie de películas de diferente nivel que afinan sus dotes de actriz sensible y espontánea, todas ellas realizadas en 1952, (no sólo la ya citada "Febbre di vivere" sino también "Lo sai che i papaveri..." de Vittorio Metz y Marcello Marchesi, "Ragazze da marito" de Eduardo De Filippo y "Canzoni di mezzo secolo" de Domenico Paolella), en el mismo año, la Ferrero participa en el episodio italiano de "I vinti" de Michelangelo Antonioni, mutilado por la censura, al lado de Franco Interlenghi, Evi Maltagliati y Umberto Spadaro, y "Le infedeli", dirigido por Steno y Monicelli, junto a Gina Lollobrigida.
Como la actriz es muy fotogénica y, además, posee grandes dotes de intérprete, muchos directores solicitan su colaboración: tan sólo en 1953, la actriz participa en una considerable cantidad de películas, entre las cuales cabe señalar la cómica "Siamo tutti inquilini" de Mario Mattoli, "Napoletani a Milano", dirigido e interpretado por Eduardo De Filippo, el biográfico "Giuseppe Verdi" de Raffaele Matarazzo y, también, el flojo pero garboso "Villa Borghese", película a episodios dirigida por Gianni Franciolini con argumentos de Encino Flacona, Giorgio Basan, Encole Pata y Serio Amidei (en el episodio "Pi-greco", la Ferrero es una estudiante que intenta burlar a un profesor interpretado por François Perier). En el mismo año, la actriz ofrece una significativa demostración de su talento en "Cronache di poveri amanti", basada en la homónima novela de Vasco Pratolini, dirigida por Carlo Lizzani. En la película, premiada en el Festival de Cannes y galardonada con dos Cintas de Plata, la Ferrero interpreta a Gesuina en un cast prestigioso junto a Cosetta Greco, Antonella Lualdi y Marcello Mastroianni. Inmediatamente después, Mario Monicelli llama a la actriz romana para ofrecerle el papel de coprotagonista en "Totò e Carolina" (1954), en la cual un inédito Totò interpreta a un agente de policía con un tierno corazón que se encarga de llevar a su pueblo a la ingenua Carolina con el objetivo de sacarla de apuros.
En el mismo periodo, la Ferrero participa, junto a Lea Podaban y a Pierre Cresson, en "Guai ai vinti" (1954) de Raffaello Matarazzo, un director muy hábil para describir historias melodramáticas de fuerte carácter emotivo; en 1955 participa en el musical "Canzoni di tutta Italia" de Domenico Paolella y en 1956 es una de las intérpretes del colosal "Guerra y paz" ("War and Peace") dirigido por King Vidor y Mario Soldati con un cast de divos de Hollywood del calibre de Audrey Hepburn, Mel Ferrer y Henry Fonda.
La actividad de la Ferrero como actriz cinematográfica no ha de eclipsar la actividad, también importante, como famosa intérprete teatral: desde 1953 la Ferrero forma parte de la compañía de Vittorio Gassman con la cual trabajará durante varias temporadas en algunas de sus mejores interpretaciones tanto en clásicos como Shakespeare (en un "Hamlet", propuesto en la temporada 1953-1954, la actriz interpreta a una espléndida Ofelia y en un "Otelo", en la temporada 1956-1957, representa a una convincente Desdemona) como en autores contemporáneos (la Ferrero es Margarita en "Ornifle" de Jean Anouilh y la hija en "I tromboni" de F. Zardi, además de protagonista del musical "Irma la dulce" de Alexandre Breffort y Marguerite Mannot, en la temporada 1958-1959).
Precisamente, con Vittorio Gassman como actor y director, Ferrero interpreta en 1956 el papel de Anna Damby en la versión cinematográfica del dramma "Kean " de Alexandre Dumas padre, adaptado por Jean-Paul Sartre, representado en el teatro durante la temporada anterior. La carrera cinematográfica de la actriz, que se enriquece con nuevos títulos, conoce uno de sus momentos más significativos entre las dos décadas, antes de su retiro: en 1959 la Ferrero interpreta "La notte brava" de Mauro Bolognini, con guión de Pier Paolo Pasolini, y "L'impiegato", la garbosa comedia dirigida por Gianni Puccini, en la cual la actriz es la fascinante y sensual mujer del alter ego onírico del protagonista (representado por Nino Manfredi).
En 1960 la Ferrero es Marina, la novia de Anselmo (Gérard Blain) en "I delfini" de Francesco Maselli. En el mismo año, la actriz representa espléndidamente a Annalisa, la mujer de Gerardo en "El estafador" de Dino Risi. La película, que debe su título a una afortunada serie televisiva interpretada por Vittorio Gassman, contiene fragmentos tomados del espectáculo teatral "I tromboni" en el cual la Ferrero había participado algunos años antes y está llena de episodios divertidos, tanto por la bravura de los protagonistas como por los guiones de algunos maestros de la "comedia italiana": Age, Scarpelli, Pugliese, Maccari y Scola. Carlo Lizzani no olvida la interpretación hecha en "Cronache di poveri amanti" y recurre a la actriz romana en otras dos ocasiones continuando su personal revisión, realizada en clave realística, del reciente pasado histórico italiano, con "El jorobado de Roma" (1960) y "L'oro di Roma" (1961), en los cuales la Ferrero interviene una vez más - como en "I delfini"- al lado de Gérard Blain. Tras el matrimonio con el colega Jean Sorel, la intérprete abandona la actividad, aunque participa ocasionalmente en algunas películas como, por ejemplo, "Controsesso" (1964) de Franco Rossi, Marco Ferreri y Renato Castellani, en el episodio - dirigido por Franco Rossi - "Cocaina di domenica".

dx4.jpg (11144 byte)
delfinidx1.jpg (19999 byte)
dx4.jpg (11144 byte)
delfinidx1.jpg (19999 byte)
dx4.jpg (11144 byte)
delfinidx1.jpg (19999 byte)
dx4.jpg (11144 byte)
logorai.gif (2283 byte)
trasp.gif (837 byte)

Italica es una producción Rai International.Los materiales de este sitio están protegidos por copyright y sólo se presentan por motivos didácticos.

Biografía de Anna Maria Ferrero

Seudónimo de Anna Maria Guerra. La actriz romana toma el apellido Ferrero en homenaje al director de orquesta Willy y, todavía adolescente, debuta en la obra "Il cielo è rosso" (1949), basada en la homónima novela de Giuseppe Berto con la dirección de Claudio Gora, que también dirigirá a la actriz, futura colega suya, en el cast de "I delfini" de Francesco Maselli y en "Febbre di vivere" (1952), interpretado por Massimo Serato y Marina Berti.
En los primeros años cincuenta, la actividad de la Ferrero es muy intensa e incluye la participación en numerosas películas que serán fundamentales para su formación; así, colabora con directores como Michelangelo Antonioni, Mario Monicelli, Carlo Lizzani, Gianni Franciolini, Dino Risi y Francesco Maselli durante un periodo limitado de años (de 1950 a 1961), durante los cuales se desarrolla una carrera relativamente breve pero jalonada de satisfacciones y reconocimientos. En 1950, la actriz recita en "Cristo proibito", la única película dirigida por el escritor Curzio Malaparte, basada en su novela y llena de sugestivas soluciones figurativas. El año siguiente, Ferrero trabaja en su primera película como protagonista: "Le due verità" de Antonio Leonviola.
Además de intervenir en una serie de películas de diferente nivel que afinan sus dotes de actriz sensible y espontánea, todas ellas realizadas en 1952, (no sólo la ya citada "Febbre di vivere" sino también "Lo sai che i papaveri..." de Vittorio Metz y Marcello Marchesi, "Ragazze da marito" de Eduardo De Filippo y "Canzoni di mezzo secolo" de Domenico Paolella), en el mismo año, la Ferrero participa en el episodio italiano de "I vinti" de Michelangelo Antonioni, mutilado por la censura, al lado de Franco Interlenghi, Evi Maltagliati y Umberto Spadaro, y "Le infedeli", dirigido por Steno y Monicelli, junto a Gina Lollobrigida.
Como la actriz es muy fotogénica y, además, posee grandes dotes de intérprete, muchos directores solicitan su colaboración: tan sólo en 1953, la actriz participa en una considerable cantidad de películas, entre las cuales cabe señalar la cómica "Siamo tutti inquilini" de Mario Mattoli, "Napoletani a Milano", dirigido e interpretado por Eduardo De Filippo, el biográfico "Giuseppe Verdi" de Raffaele Matarazzo y, también, el flojo pero garboso "Villa Borghese", película a episodios dirigida por Gianni Franciolini con argumentos de Encino Flacona, Giorgio Basan, Encole Pata y Serio Amidei (en el episodio "Pi-greco", la Ferrero es una estudiante que intenta burlar a un profesor interpretado por François Perier). En el mismo año, la actriz ofrece una significativa demostración de su talento en "Cronache di poveri amanti", basada en la homónima novela de Vasco Pratolini, dirigida por Carlo Lizzani. En la película, premiada en el Festival de Cannes y galardonada con dos Cintas de Plata, la Ferrero interpreta a Gesuina en un cast prestigioso junto a Cosetta Greco, Antonella Lualdi y Marcello Mastroianni. Inmediatamente después, Mario Monicelli llama a la actriz romana para ofrecerle el papel de coprotagonista en "Totò e Carolina" (1954), en la cual un inédito Totò interpreta a un agente de policía con un tierno corazón que se encarga de llevar a su pueblo a la ingenua Carolina con el objetivo de sacarla de apuros.
En el mismo periodo, la Ferrero participa, junto a Lea Podaban y a Pierre Cresson, en "Guai ai vinti" (1954) de Raffaello Matarazzo, un director muy hábil para describir historias melodramáticas de fuerte carácter emotivo; en 1955 participa en el musical "Canzoni di tutta Italia" de Domenico Paolella y en 1956 es una de las intérpretes del colosal "Guerra y paz" ("War and Peace") dirigido por King Vidor y Mario Soldati con un cast de divos de Hollywood del calibre de Audrey Hepburn, Mel Ferrer y Henry Fonda.
La actividad de la Ferrero como actriz cinematográfica no ha de eclipsar la actividad, también importante, como famosa intérprete teatral: desde 1953 la Ferrero forma parte de la compañía de Vittorio Gassman con la cual trabajará durante varias temporadas en algunas de sus mejores interpretaciones tanto en clásicos como Shakespeare (en un "Hamlet", propuesto en la temporada 1953-1954, la actriz interpreta a una espléndida Ofelia y en un "Otelo", en la temporada 1956-1957, representa a una convincente Desdemona) como en autores contemporáneos (la Ferrero es Margarita en "Ornifle" de Jean Anouilh y la hija en "I tromboni" de F. Zardi, además de protagonista del musical "Irma la dulce" de Alexandre Breffort y Marguerite Mannot, en la temporada 1958-1959).
Precisamente, con Vittorio Gassman como actor y director, Ferrero interpreta en 1956 el papel de Anna Damby en la versión cinematográfica del dramma "Kean " de Alexandre Dumas padre, adaptado por Jean-Paul Sartre, representado en el teatro durante la temporada anterior. La carrera cinematográfica de la actriz, que se enriquece con nuevos títulos, conoce uno de sus momentos más significativos entre las dos décadas, antes de su retiro: en 1959 la Ferrero interpreta "La notte brava" de Mauro Bolognini, con guión de Pier Paolo Pasolini, y "L'impiegato", la garbosa comedia dirigida por Gianni Puccini, en la cual la actriz es la fascinante y sensual mujer del alter ego onírico del protagonista (representado por Nino Manfredi).
En 1960 la Ferrero es Marina, la novia de Anselmo (Gérard Blain) en "I delfini" de Francesco Maselli. En el mismo año, la actriz representa espléndidamente a Annalisa, la mujer de Gerardo en "El estafador" de Dino Risi. La película, que debe su título a una afortunada serie televisiva interpretada por Vittorio Gassman, contiene fragmentos tomados del espectáculo teatral "I tromboni" en el cual la Ferrero había participado algunos años antes y está llena de episodios divertidos, tanto por la bravura de los protagonistas como por los guiones de algunos maestros de la "comedia italiana": Age, Scarpelli, Pugliese, Maccari y Scola. Carlo Lizzani no olvida la interpretación hecha en "Cronache di poveri amanti" y recurre a la actriz romana en otras dos ocasiones continuando su personal revisión, realizada en clave realística, del reciente pasado histórico italiano, con "El jorobado de Roma" (1960) y "L'oro di Roma" (1961), en los cuales la Ferrero interviene una vez más - como en "I delfini"- al lado de Gérard Blain. Tras el matrimonio con el colega Jean Sorel, la intérprete abandona la actividad, aunque participa ocasionalmente en algunas películas como, por ejemplo, "Controsesso" (1964) de Franco Rossi, Marco Ferreri y Renato Castellani, en el episodio - dirigido por Franco Rossi - "Cocaina di domenica".

dx4.jpg (11144 byte)
delfinidx1.jpg (19999 byte)
dx4.jpg (11144 byte)
delfinidx1.jpg (19999 byte)
dx4.jpg (11144 byte)
delfinidx1.jpg (19999 byte)
dx4.jpg (11144 byte)
logorai.gif (2283 byte)
trasp.gif (837 byte)

Italica es una producción Rai International.Los materiales de este sitio están protegidos por copyright y sólo se presentan por motivos didácticos.