Biografias
Biografía de Luciano Pavarotti
(1935 - 2007)
Segnala la pagina
Nacido en Módena el 12 de octubre de 1935, Luciano Pavarotti se acercó muy pronto a la música y al bel canto gracias a su padre Fernando, tenor aficionado de la "Coral Gioacchino Rossini". A pesar de formar parte de la coral, Luciano no emprendió inmediatamente la carrera musical y, tras titularse en Magisterio en Módena, comenzó a enseñar en la escuela primaria. Al mismo tiempo siguió estudiando canto con el tenor Arrigo Pola y el maestro Ettore Campogalliani. En esa época conoció a Mirella Freni, con la que mantuvo una larga colaboración artística. Su consagración se produjo en 1961, cuando a la edad de 26 años Luciano ganó el Concurso Internacional de Reggio Emilia, donde debutó como Rodolfo en "La Bohème" de Puccini, destinada a convertirse en la ópera más adecuada para él y a la que se añadieron rápidamente otros dos hitos de su brillante carrera, "El elixir de amor" de Donizetti y "Un baile de máscaras" de Verdi. Su voz extensa de tenor claro, única por suavidad, brillo y perfección técnica, junto con sus cualidades de comunicación innatas, le abrió las puertas de los teatros más importantes del mundo. En 1965 debutó en La Scala siempre en "La Bohème" con Mirella Freni y Karajan y fue un triunfo. El 17 de febrero de 1972, en el Metropolitan Opera de Nueva York, Pavarotti interpretó "La Hija del Regimiento" y entró en la leyenda: por primera vez un tenor interpretó a plena voz los nueve do de pecho del aria "Pour mon âme, quel destin!", escrita por Donizetti para ser cantada en falsete. El público se quedó extasiado y el tenor salió 17 veces al escenario para recibir las ovaciones del público. La prestigiosa discográfica Decca le propuso las primeras grabaciones, inaugurando así la fabulosa producción discográfica de Pavarotti. En los años setenta la fama del cantante siguió creciendo con un sinfín de grabaciones, interpretaciones y ovaciones en los palcos de todo el mundo y con los más célebres directores de orquesta. Nació el mito, incluso popular, de Pavarotti: un mito basado en sus indudables cualidades vocales que se expresaron sobre todo en un repertorio bien calibrado de papeles lírico-ligeros, sobre todo de Donizetti y Bellini.Después del éxito mundial en la ópera, el tenor extendió sus exhibiciones fuera del ámbito estricto del teatro, organizando recitales en plazas y parques con la asistencia de miles de personas. Entre este tipo de eventos destaca el éxito clamoroso alcanzado en 1980, en el Central Park de Nueva York, representando a "Rigoletto" en forma de concierto, al que acudieron más de 200.000 personas. Fundó el concurso "Pavarotti International Voice Competition", que desde 1981 se desarrolla cada tres o cuatro años en Filadelfia por voluntad del maestro. A finales de los años ochenta y en los años noventa Pavarotti organizó grandes conciertos y recitales internacionales. En 1990, junto con José Carreras y Plácido Domingo, el maestro dio vida a "Los Tres Tenores", un fenómeno musical que obtuvo grandes resultados, en términos de escucha y de ventas. En 1991 Luciano Pavarotti encandiló a más de 250.000 personas en un gran concierto en Hyde Park de Londres que se convirtió en un evento mediático, retransmitido en directo por televisión en Europa y Estados Unidos. El éxito de este evento se repitió en 1993 en Central Park de Nueva York, alcanzando el medio millón de espectadores.Gracias a su popularidad cada vez más extendida, Pavarotti emprendió una carrera marcada por la contaminación de géneros, organizando conciertos de gran atractivo como "Pavarotti & Friends", a los que el maestro invitaba a artistas de fama mundial del pop y del rock para recoger fondos en favor de organizaciones humanitarias internacionales. En 1993 volvió a interpretar "I Lombardi alla prima crociata", en el Metropolitan de Nueva York, una ópera que no cantaba desde 1969, para celebrar sus primeros 25 años de carrera en el MET. En 1995 Pavarotti realizó una larga gira por Latinoamérica viajando por Chile, Perú, Uruguay y México. En 1996 cantó "Andrea Chénier" en el Metropolitan de Nueva York y, junto a Mirella Freni, en las celebraciones de Turín por el centenario de la ópera "La Bohéme". En 1997 volvió a interpretar "Turandot" en el Metropolitan, en 2000 cantó en la Ópera de Roma por el centenario de "Tosca" y en 2001, siempre al Metropolitan, cantó "Aida". Falleció en Módena el 6 de septiembre de 2007 después de una larga enfermedad: justo el día anterior el Ministerio de Bienes culturales le otorgó el premio a la Excelencia en la cultura.